Las 5 decisiones más difíciles que un emprendedor debe tomar


Por Edith Gómez

Una vez que te has definido como un emprendedor, sabes que de los mayores atractivos uno es el poder tener el control de tus labores como profesional. Pues, como emprendedor, eres el encargado de tomar las decisiones relativas a tu negocio, aunque bien los otros pudiesen darte algunas sugerencias, sólo tú eres responsable en dar la última palabra.

Sin embargo, no todo es color rosa, pues ser un emprendedor también conlleva sus desventajas, y una de ellas es que al tener toda esa responsabilidad de tus decisiones sobre tus hombros, bien pudieses desarrollar estrés, sobre todo cuando sabes que cada una de tus acciones estará marcando el éxito o la ruina de tu negocio.

Algunas decisiones serán más fáciles que otras, y algunas generarán mayor impacto que el resto. Pero, existen un par de decisiones, específicamente cinco, que son las más difíciles y no podrás eludirlas en tu camino al tratar de convertirte en un emprendedor exitoso:

1. Dejar tu trabajo

Lo primero que deberás afrontar como emprendedor será dejar tu puesto de trabajo. Pues, al principio todo comenzará con una idea, pero está irá tomando forma hasta convertirse en un plan, y allí deberás empezar a considerar la factibilidad del negocio, es decir, si este es viable o no, así como los sacrificios que tendrás que tomar para seguir adelante.

Algunos de estos sacrificios puede incluir el hecho de dejar tu puesto de trabajo para la empresa en la cual trabajas, otro podría ser el recurrir a tus ahorros o pedir ayuda para concretar tu idea de negocio. El hecho de situarte ante la posibilidad de continuar con tu proyecto y plantearle a tu jefe una renuncia, es un acto que exige valentía.

2. Financiar tu negocio

Si ya has tomado la decisión de continuar con la ejecución de tu negocio, vas a necesitar dinero para ponerlo en marcha. Aunque dispones de muchos medios para lograr financiarlo, todos estos poseen sus puntos a favor y en contra, los cuales tendrás que someter a consideración. Escoger el camino a tomar no es fácil, y esto obviamente incidirá en tu éxito.

Un ejemplo de ello sería el que logres financiar totalmente tu negocio, logrando la autonomía deseada, pero encontrarte luego en una situación financiera difícil. Otra opción sería buscar inversores lo cual podría ser de ayuda, pero también te exigiría soltar ciertas acciones de tu empresa. Y, el crowfunding, o financiamiento colectivo podrías considerarlo, sin embargo no es tan predecible ni fácil de manejar.

3. Decidir cuándo y a quién contratar

Estando al frente de tu propio negocio, este tipo de decisión no podrás saltártela, y es una de las más importantes, pues el personal que contrates será quien ejecute tus decisiones, y por supuesto esto incidirá en el éxito de tu empresa. De hecho, escoger qué personas, o cuáles son las más idóneas para formar tu equipo de trabajo es una decisión totalmente difícil, para la cual quizás no estés preparado en primera instancia.

Sin embargo, podemos prevenirte que cuando llegues a este paso debes examinar cuidadosamente a todos los postulaos, en cuanto a su talento, costos, experiencia, formación, capacidad de adaptación, entre otros. De igual forma, debes establecer una cultura empresarial para que puedas trabajar en equipo, ya que sin esto no podrás llevar muy lejos el barco. Y, lo más difícil, quizás sea cuando estés en la posición de tener que despedir a un trabajador, si las cosas no funcionan como tú esperabas.

4. Elegir cuándo y cómo expandir tu negocio

Incluso expandirse, aunque suene tentador, debe hacerse en un momento que sea apropiado, ya que de lo contrario colocarías a la empresa en una situación de vulnerabilidad. Si lo haces demasiado pronto, podrías someter sus recursos a tal presión que quizás no podría llegar a poder sostenerse, y si tardas mucho, o lo haces de manera muy lenta, podrías estar impidiendo el crecimiento del negocio y limitando su capacidad de generar ingresos.

Como emprendedor, deberás encontrar el equilibrio perfecto en este tipo de decisiones, y estar atento al crecimiento y al momento más adecuado para expandirte de manera exitosa.

5. Determinar cuándo y cómo dejar el negocio

No todas las cosas duran para toda la vida, y en algún punto podrías encontrarte en la situación de considerar qué estrategia deberías utilizar para salir de tu negocio. Algunos emprendedores toman la decisión de vender su negocio, otros deciden cederlo a un miembro de la familia, otros en cambio quedan en bancarrota mientras que otros, mucho más afortunados, logran irse de retiro con millones de dólares.

Una de las últimas decisiones, y no por eso fácil, que tendrás que tomar, será conocer, determinar, el momento en el cual debes dejar tu empresa, pues esto de cierta forma impactará en tu vida personal y financiera a futuro.

El tener que tomar este tipo de decisiones no es un asunto fácil, pero una vez que comiences no dudes ni vaciles, olvídate de mirar hacia atrás, pues tu meta debe ser concentrarte en tomar las decisiones más acertadas y seguras para tu empresa y tus finanzas. Algunas quizás funcionen mejor que otras, pero lo importante es no quedarte paralizado. Cuando te toque celebrar, hazlo, y cuando sientas el fracaso, toma la lección; pero en todo caso, investiga siempre a tu alrededor para que, entre tantas opciones, no tengas que lamentar ninguna decisión como emprendedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *